Thursday, 27 September 2007

Porque sí...

JC se acercó a la estantería donde tenían los libros en español, no demasiados y, obviamente en una librería de Berlín, sólo de autores conocidos. Normalmente la gente va a las librerías a comprar libros y él había ido a ésta a dejar uno. En concreto, uno suyo.

Había juntado sus antiguos relatos en un librillo de cuarenta páginas y los había publicado con lulu.com. El resultado era una idea que, de loca, podía hasta funcionar. Porque lo suyo no era vender libros, que eso ya lo hacen muchos y muy bien, sino regalar sonrisas. Y las sonrisas se regalan de muchas formas, una de ellas dando algo inesperado, un caramelo, una foto, un mensaje...

Antes de separarse de la estantería y sentarse en uno de aquellos grandes sofás rojos se le pasó por la cabeza que quizás su libro acabara en la papelera. Porque, ¿qué hace una dependienta alemana con un libro que no entiende pero que obviamente no pertenece a su catálogo? Pues posiblemente lo mismo que haría una dependienta española con un libro en alemán, sin ISBN y sin precio. En cualquier caso, se dispuso a pasar la tarde allí, haciendo ver que estaba absorto en la lectura de aquel manual de fotografía pero en realidad con la mirada y la mente fijas en su libro.


A los cinco minutos se acercó la primera persona a la estantería. Hojeó brevemente "La sombra del viento", miró el precio y se lo llevó sin siquiera mirar el resto. Uno que sabía a lo que venía y no la persona que él estaba esperando. Para esto se podía haber ahorrado el subidón de adrenalina.

Al rato apareció una chica que iba de estantería en estantería dejando correr el tiempo, justo lo contrario que el cazador de best sellers. Según recorría el pasillo, dejaba pasar el dedo por las solapas de los libros, acariciándolos, reconociendo los autores y los títulos y, acaso, recordando las horas pasadas enfrascada en su lectura. Al llegar a la "C" el dedo se paró, exactamente a la vez que el corazón de JC. Extrajo el libro con cuidado, sorprendida de no reconocer ni el título ni el autor. La contraportada no decía nada, así que no había más remedio que abrir el libro y hojearlo. Dos páginas, dos relatos y una eternidad después alzó la mirada y miró alrededor entre curiosa y divertida. Despacio, muy despacio, con cara de no haber roto un plato en su vida, deslizó el libro en el bolso y continuó paseando unos minutos más entre las estanterías antes de dirigirse a la salida y desaparecer entre el gentío.


JC respiró hondo, cerró el libro que tenía en sus manos y se fue. Por el camino iba pensando en la nota que la chica había encontrado dentro y que decía:

"Este libro no está en venta, no tiene ISBN, no está en el catálogo y si preguntas te dirán que no es de la librería. Así que cógelo, llévatelo a casa y léelo con calma, página a página, relato a relato. Cuando lo acabes, devuélvelo a esta librería para que alguien más pueda disfrutar de él."

PS: La librería es Hugendubel en la Schlossstrasse, si pasas por allí quizás tengas suerte y ya lo hayan devuelto...

7 comments:

Tamaruca said...

Pero qué genialidad, por favooooooooooooorrr...

:-))))))))))))))

Ojalá la cadena continúe muuucho tiempo... (aunque debo reconocer que yo, si fuese la chica, se lo cedería a alguien cercano, alguien que supiera que iba a apreciarlo).

Muchos besos y ¡felicidades!

Kety said...

¡Qué bueno! yo creí que el gusanillo de escribir se te había ido.

El día menos pensado, me acerco a Berlin y hago lo mismo con...

Felicidades
un abraaaaaazo

Miss Missing said...

:) Pues yo hubiera sido peor persona y me lo hubiera quedado solo para mí.
Felicidades!
Un beso enorme!!

Vivianne said...

Bien pero que bien, si yo soy egoísta uhmmmm me lo llevo y no lo devuelvo, se los pasoa mis amigos cercanos, igual creo que es una idea mágica, preciosa, un encanto de escritor!!!!

Juan Carlos said...

Hola a todas,

pues me alegro mucho de que os gustara. Quien sabe, lo mismo me vuelve a entrar el gusanillo de escribir.

Aunque por lo que leo en vuestros blogs, el listón está muy alto así que casi que mejor me dedico a las fotos, que es más fácil.

un saludo

Iggena said...

Me ha encantado la entrada, y la he linkeado porque venía a cuento con mi tema de hoy.
Un saludo!

Nuria said...

Je, una idea estupenda. Esa calle pilla cerca de tu casa, no?

Por casualidad no será el mismo libro que me regalaste hace años, verdad???

Un besote