Sunday, 12 April 2015

Historias para dormir

Muchos días, antes de acostarse, les cuento una historia a mis hijos. Ellos me dicen tres cosas que quieren que aparezcan en la historia y yo me la invento. Al final, siempre son dos cosas y la tercera condición es que la historia tiene que ser divertida. Como si inventarse una historia cada noche no fuera lo bastante difícil. Algunas son mejores que otras, pero la verdad es que nos hemos echado muchas risas juntos antes de irnos a dormir. Supongo que en parte también porque están tan cansados que casi todo les hace gracia. La historia de anoche les gustó bastante, así que la pongo aquí para poder recordarla. Mi hija de diez años se partía de risa. El de cinco quería una historia de Star Wars y cuando acabé me dijo, "Vale, pero ahora mi historia".


Ese día el profesor decidió dedicar la hora de Ciencias a hacer una clase de teatro con los niños. Así que les dijo:
- Niños, hoy vamos a dedicar la clase a hacer una pequeña obra de teatro. ¿Qué tema se os ocurre que queréis hacer?

Un chico con cara de travieso dijo:
- Propongo una historia con mis compañeros de mesa, Ramón y Chus, quiero decir, Ramón Dosdedos y Jesús Vaca.

Ante el asombro del profesor, todos los niños empezaron a reírse. Una chica dijo:
- Yo quiero ser la princesa que leía.

El profesor preguntó: ¿Que leía qué?
- "No sé, simplemente la princesa que leía." Respondió la niña entre las carcajadas de la clase.

El profesor empezaba a sospechar que le estaban tomando el pelo pero seguía sin saber de que iba la cosa. Entonces otro chico dijo:
- Profesor, usted permiso ir Dar Váter? - Más carcajadas de fondo.

Y antes de que el profesor pudiera contestar el chico más bajito de la clase, que llevaba una camiseta verde, intervino diciendo:
Permiso Yo Da a ti

El profesor, un poco mosqueado con tanta broma replicó:
- ¿Pero por qué habláis así? Sí, claro, si tienes que ir al baño, puedes ir.

De repente, un chico  rubio tiró una bolsa de patatas fritas al aire y gritó:
- Look in the sky! Patatas Walker!

El profesor, que no salía de su asombro, replicó:
- Tú, recoge la bolsa de patatas. ¿Y ahora por qué empiezas a hablar en inglés, si estamos en la hora de teatro? 

Para entonces todos los niños se estaban tronchando de risa, y viendo el profesor que así no llegaba a ningún sitio, decidió dejar la idea del teatro y seguir con la clase de ciencias.

- Bueno, vale ya de risas, abrid el libro de Ciencias por el capítulo VII, hoy tocan las Galaxias...

Tuesday, 31 March 2015

Registro de Centros Docentes en el Extranjero

Al hilo del tema sobre las Aulas de Lengua y Cultura, encontré una página del Ministerio con el Registro Estatal de Centros Docentes no Universitarios. En esta página se puede seleccionar la provincia y también hay una opción para centros en el extranjeros.

Aunque no tengo especial interés en estos centros y la funcionalidad de los menús es suficiente, me picaba la curiosidad de como visualizar esto sin tener que recoger toda la información a mano. Para intentar asentar algo de lo que aprendí en este libro, he hecho un programa que extrae los códigos de todos los centros en el exterior, llama por separado a cada página y extrae de esa página los datos del centro. Luego crea una tabla que se puede importar como una Fusion Table para, finalmente, crear el mapa usando la funcionalidad de geolocalización. El ejercicio es parecido a este otro.

El resultado es el siguiente mapa, donde al pinchar en cada punto aparecen algunos detalles tales como dirección, teléfono, página web, e-mail etc. Como curiosidad, las páginas del ministerio incluyen información adicional como la latitud y la longitud del centro, que no es visible directamente en el explorador pero se puede ver en el código. El gráfico se podría pulir un poco más pero solamente estaba interesado en curiosear como se hacen estas cosas.




Este mapa tiene poco más de doscientos puntos, pero si hubiera que repetirlo para todos los centros de España (unos treinta y tres mil), el programa valdría igual. Pero espero que nadie tenga que hacer ese trabajo a mano nunca.